Ahorrar y reciclar, decisiones importantes


Algunos pequeños cambios en nuestro comportamiento pueden generar un cambio positivo en el medio ambiente, al mismo tiempo que en nuestro presupuesto. Adoptar una alternativa ecológicamente amigable es más caro, por lo que es difícil hacerlo en un presupuesto limitado. Sin embargo, hay muchas maneras, que poco se conocen, de ahorrar dinero mientras se cuida al medio ambiente. Aquí algunos consejos:

  • Reduce el consumo innecesario de energía. ¿Has notado alguna vez cuántos aparatos electrónicos gastan energía aun cuando han sido apagados? Dichos aparatos son llamados vampiros eléctricos, porque gastan energía siempre que están conectados, aun cuando no están usándose. De acuerdo al Departamento de Energía de los Estados Unidos, alrededor del 5 % del recibo mensual de luz proviene de ellos.

Algunos de estos vampiros energéticos incluyen la televisión, los reproductores DVD, estéreos, computadoras, hornos microondas, cargadores de los teléfonos celulares y más. Una buena manera de ahorrar en consumo eléctrico es conectar estos aparatos sólo cuando los vayas a ocupar, o conectarlos a un multicontacto para que los puedas apagar todos al mismo tiempo por la noche.

  • Limita el uso de botellas de plástico. Además de consumir millones de barriles de petróleo para producir las botellas de plástico, el agua embotellada es muy cara: cada onza cuesta más que la gasolina y es más cara que el agua del grifo. Asimismo, las botellas de plástico son altamente contaminantes y tardan años en degradarse. En lugar de tirar las botellas, compra un filtro de agua y un contenedor ligero y reciclable de metal. Esto puede ahorrarte bastante dinero a lo largo del año.
  • Utiliza el agua de manera consciente y responsable. De acuerdo a la Secretaria del Medio Ambiente y Recursos Naturales, México es considerado como un país de baja disponibilidad de agua, por ejemplo, en el centro del país la disponibilidad de este líquido vital es de 192 metros cúbicos por habitante.

El uso irresponsable del agua contribuye a empeorar el escenario. Por ejemplo, ¿sabías que un grifo, goteando una gota por segundo, gasta 2,700 galones de agua al año? Si a esto sumamos un retrete que gotea, aspersores de agua dañados, el agua que dejamos correr en la regadera y más, podemos darnos una idea del impacto ambiental y del gasto innecesario que representa en nuestro presupuesto familiar.

  • Recarga tus pilas. Piensa en todas las pilas que compras al año para controles remotos, cámaras, videojuegos, etc. El gasto en el consumo de dichas pilas es amplio y el impacto ambiental también. Para evitarlo considera la compra de baterías recargables, que aunque parece una inversión fuerte,  pueden recargarse cientos de veces ahorrando así el costo de las mismas. Sólo asegúrate de desecharlas de la manera correcta pues contienen material tóxico.
  • Recicla los aparatos eléctricos. Antes de comprar una nueva pantalla plana, computadora o celular, piensa que harás con el aparato viejo. Considera que lo que para ti puede ya no ser lo más moderno, para otros puede ser útil. Así que, en vez de tirar tus equipos electrónicos, recíclalos o regálalos.

Por otra parte, considera que las pantallas de televisión y computadoras suelen contener hasta 3.65 kg de plomo, mientras que las pilas de los celulares y los circuitos de las computadoras contienen elementos tóxicos. Así, antes de cambiar tu equipo eléctrico procura prolongar su vida útil, según expertos, ésta es una manera de reducir el impacto ambiental.

No olvidemos las consignas: reducir, reutilizar y reciclar. Si empezamos a cambiar nuestras actitudes, hábitos y en especial la manera en que vemos a nuestro planeta, sin duda podremos reducir el impacto negativo en el ambiente.

Para más información visita: www.finanzaspracticas.com.mx